¿De quién es UNIX? - La Batalla por UNIX


UNIX fue desarrollado en los laboratorios Bell de AT&T en 1969 y distribuido comercialmente en 1970, posteriormente vendiendo los derechos a Novell en 1993. Hasta aquí parecería que todo está muy claro, pero posteriormente se desataría una guerra por el código UNIX del cual se desconoce el porque no forma parte de un dueño en particular.

El código UNIX tiene un historial de propiedad muy complejo. Para comprender la afirmación de SCO de poseer el código UNIX original, debemos rastrear la cadena de título que se ilustra.

Los Laboratorios Bell originalmente desarrollaron y fueron propietarios del código UNIX. En febrero de 1985, AT&T otorgó a IBM una licencia no exclusiva para el código fuente de UNIX System V. AT&T también tenía un contrato similar con Sequent, más tarde adquirido por IBM, que otorgó la licencia de la versión de Unix de Sequent.

En 1990, AT&T reorganizó su negocio y transfirió el título a UNIX System Laboratories, Inc. (USL), una nueva subsidiaria de propiedad total. En 1991, Novell y USL formaron una empresa conjunta llamada Univel, y USL contribuyó con sus derechos de UNIX a la empresa conjunta. 

Dos años después, Novell compró el interés de USL en Univel y le cambió el nombre a Novell UNIX Systems Group. En 1994, Novell transfirió la marca registrada UNIX a X/Open fusionada con Open Software Foundation (ahora llamado The Open Group). En 1995, Novell vendió UNIXWare (la variación de Novell de UNIX) y la versión original de Bell Labs de UNIX a SCO. En 2001, SCO vendió la marca SCO, SCO OpenServer (la versión de UNIX de SCO) y la versión de Bell Labs de UNIX a Caldera, que ahora hace negocios bajo el nombre de SCO.

A través de esta serie de transacciones, SCO cree que adquirió todos los derechos del código UNIX y ha asumido todos los acuerdos de concesión de licencias y sublicencias otorgando derechos de terceros a UNIX. Por ejemplo, SCO cree que ha asumido los derechos de AT&T en virtud del acuerdo de licencia entre IBM y AT&T desde 1985.

Sin embargo, sigue habiendo importantes disputas sobre qué derechos adquirió SCO y cómo Linux infringe esos derechos. En varias ocasiones SCO ha ofrecido pruebas en el cual Linux tiene parte del código original de Bell Laboratories incluso conteniendo comentarios de los desarrolladores con errores ortográficos.

En diciembre de 2003 afirmo que más de 70 archivos se habían copiado literalmente de la base de códigos de UNIX con derechos de autor. En respuesta a esto la comunidad de código abierto declaró que SCO no es propietaria del código que afirma que se copió e, incluso si lo hizo, el código era rastreable a otras fuentes legales de UNIX.

Los derechos de SCO también pueden estar limitados por los términos de un acuerdo de resolución confidencial de 1993 que se deriva de una demanda de los predecesores de SCO (USL y Novell) contra la Universidad de California Berkeley y Berkeley Systems Development (entre otros) sobre otra variación de UNIX llamada 4- 4BSD . Debido a que el archivo del caso fue sellado, no sabemos qué aceptó USL / Novell, pero la disponibilidad pública de BSD puede afectar favorablemente otras variaciones de UNIX también.

La demanda de SCO contra IBM alega que IBM excedió el alcance de su licencia de 1985 con AT&T al proporcionar el código UNIX para su incorporación a LinuxSCO también afirmó que IBM se involucró en prácticas comerciales desleales porque IBM emprendió estos esfuerzos para aumentar las ventas de su nuevo negocio de servicios de Linux y destruir el valor de UNIX al impulsar la alternativa gratuita de Linux. 

Novell creyendo que su venta de activos a SCO lo dejó con algo de propiedad de UNIX, envió una carta el 28 de mayo de 2003 a SCO, pidiéndoles que verifiquen las acusaciones que SCO hizo en su queja contra IBM. Después de que Novell cuestionara públicamente la reclamación de SCO de poseer UNIX, SCO demandó a Novell el 20 de enero de 2004.

Mientras tanto, Novell adquirió recientemente SuSE, un distribuidor de Linux. Al colocar a Novell en el negocio de Linux, esta adquisición le da a Novell aún más motivación para refutar la afirmación de SCO de que posee todos los derechos de UNIX.

SCO se enfocó inicialmente en IBM, pero también amenazó repetidamente con demandar a usuarios individuales de Linux y AIX (AIX - La version UNIX de IBM) En diciembre de 2003, SCO envio cartas a algunas de las compañías más grandes del mundo, informándoles que Linux es un "derivado no autorizado de UNIX"

El 2 de marzo de 2004, SCO cumplió con estas amenazas y demandó a AutoZone por infracción de derechos de autor basada en el uso de Linux por parte de AutoZone. Al día siguiente, SCO demandó a DaimlerChrysler por violar un acuerdo de licencia de UNIX System V

Nota: A través de un error en Microsoft Word que expone los "metadatos" de un archivo, se descubrió a partir de los documentos de SCO que inicialmente el SCO planeaba demandar a Bank of America en lugar de a DaimlerChrysler. No se ha ofrecido ninguna explicación de por qué cambió de opinión. 

Reconociendo la responsabilidad potencial de sus usuarios finales, el distribuidor de Linux Red Hat, Inc. demandó a SCO. Red Hat afirma que su software no infringe y que las reclamaciones de propiedad de SCO equivalen a publicidad falsa. 


La comunidad de código abierto se une

La comunidad de código abierto está formada por programadores de software que donan voluntariamente su tiempo y habilidades para que los programas de software estén disponibles gratuitamente para que todos puedan usarlos.

  • Muchos miembros de la comunidad se suscriben a la filosofía de que "la información quiere ser libre". Los intentos de SCO de apropiarse de UNIX para sí mismo, y en el proceso de eliminar algunas variaciones de UNIX del dominio público, son directamente contrarias a esa filosofía.

  • Si SCO gana, la industria del software perderá el control sobre un programa ampliamente utilizado. Además, las muchas horas invertidas por la comunidad de código abierto en Linux y otras variaciones infractoras de UNIX pueden perderse.

  • La comunidad de código abierto se basa en el intercambio libre de software, que funciona solo si todos los que contribuyen al almacén colectivo tienen suficientes derechos de propiedad intelectual para realizar la contribución. Por lo tanto, el litigio de SCO pone en peligro todo el modelo de código abierto al reducir el atractivo del software de código abierto.

  • Caldera Systems, la entidad corporativa que ahora opera como SCO, se originó como una compañía de código abierto (originalmente, su único producto era una versión de Linux). La comunidad de código abierto se siente traicionada por una empresa que anteriormente apoyaba y comercializaba productos de código abierto.

  • Muchos miembros de la comunidad se sienten personalmente atacados por estas acciones. Un programador de código abierto comentó que la queja de SCO "ignoró a los desarrolladores de código abierto, y SCO afirmó que el sistema operativo Linux había sido basura sin valor producida por los incompetentes antes de que IBM le inyectara la tecnología SCO robada".

Claramente, las acciones de SCO representan un desafío significativo para la comunidad de código abierto.


Aprendizaje: 

SCO compró activos con una compleja cadena de títulos. El historial desordenado plantea la posibilidad de que una o más de las transacciones en el camino no transfirieron todos los derechos al código, lo que deja a SCO con cierto riesgo de que su demanda no se resuelva. 

 La afirmación de SCO de que UNIX está protegido por un secreto comercial se ve sustancialmente socavada por distribuciones anteriores del código supuestamente secreto. 

  • Es posible que los usuarios de software de código abierto no puedan defenderse contra una reclamación por infracción de derechos de autor si se infringe una contribución al software.

  • Antes de lanzar software a la comunidad de código abierto, una compañía necesita asegurarse de que tiene los derechos legales para hacerlo.

  • Una empresa que obtenga títulos de software debe asegurarse de que la cadena de títulos esté limpia.

  • La publicación del código fuente en un sitio web reducirá significativamente o eliminará cualquier posibilidad de reclamar la protección de secreto comercial para ese código


Caso cerrado?:  

La demanda de SCO vs IBM y Linux no tenia sentido, con el tiempo quedo claro que Microsoft estaba usando a SCO como titere.

SCO perdió batalla tras batalla. El golpe fatal se produjo en 2007 cuando se demostró que SCO nunca había tenido los derechos de autor de Unix en primer lugar .

SCO nunca pudo montar un caso convincente de que eran propietarios de la Propiedad Intelectual de UNIX en lugar de Novell. 

La junta directiva de Novell establecen claramente, que retendría los derechos de autor de Unix cuando vendiera el sistema operativo a la Operación Santa Cruz.

Novell también afirmó que a fines de 2002, el CEO de SCO,  había intentado que Novell modificara la Acuerdo de Compra de Activos para otorgar los derechos de autor de SCO Unix. Por lo tanto, esto demostró, que SCO ya sabía que no era dueño de la propiedad intelectual de Unix.

El Grupo SCO quebró en 2011, después de una larga serie de batallas legales. 

Los derechos de OpenServer, así como de UnixWare, fueron adquiridos por UnXis en 2011, que más tarde pasó a llamarse Xinuos.


Conlusión: 

Independiente de todos los intereses de las empresas involucradas podemos ver una disputa por intentar hacerse de un mercado multimillonario de software. Al parecer existen muchas inconsistencias de las partes involucradas que no han quedado aclaradas. Todavia al dia de hoy (2019) sigue existiendo esta disputa. 

Lo que está en juego, potencialmente, son miles de millones de dólares en daños, dado que Linux ahora se ejecuta en mil millones de dispositivos Android y quién sabe cómo muchos otros servidores, automóviles, televisores inteligentes y otros widgets. O daños menores si solo AIX utiliza el código SCO.

Existe una web que lleva toda la historia del caso de manera muy completa donde puedes ver a detalle toda la disputa del gigante IBM vs SCO y otras adicionales. PUEDES VISITARLA AQUI! 


OTROS LINKS INTERESANTES